Romance a la luna

Luna, hermosa luna

la nana nocturna cantas

y con tu canción envuelves

la vieja ciudad cansada,

El embrujo de la noche

Busca tu rastro de plata

Mientras cautelosamente

Borras del agua tu cara

Tras una nube te escondes

Sin dejar huella, te escapas.

Tu imagen vuelve al espejo

Cercada de estrellas te hallas

Un niño sacarte quiere

De tu baño en la cascada

El cubo que al agua arroja

cuidadosamente saca

tiernas manos introduce

ya prenden cálida llama

Él dulcemente te grita

-¡No te marches, no te vayas!

Pero tú no le haces caso

hacia tu dulce hogar marchas

Trazando un amplio camino

te retiras a descansar

con desencanto del niño

que no te puede alcanzar.

Escrita en junio de 1992.

Deja un comentario





Romance a la luna