El regalo del tiempo

Tiempo relativo, eterno, suspiro, finito e infinito, caprichoso y viajero

Tú tiempo que haces que los relojes vuelen, que levantas templos de segundos y construyes firmamentos de horas y universos de días.

Y como el viento mueves grano a grano la arena y gota a gota erosionas la vida

Y en la inconsciencia te desvaneces como la niebla cuando el sol la atraviesa

y cuando miro atrás sólo los recuerdos quedan.

Me llevas lejos, me traes al presente y regreso al pasado

E imagino mirando al mar un horizonte nuevo, una línea perdida que me cuesta tocar

que quiero tomar pero que no puedo.

Mi mente divaga perdida y mirando por la ventana la ciudad  espero un nuevo amanecer para seguir colgada de tu hilo.

Y  quiero ser testigo de cada segundo hasta el fin  de mis horas, mis días y mis años.

Y a veces, cuando la nada te consume, vuelas y me robas la consciencia del realismo terrenal

y el idealismo da paso a los sueños

y soy en tus brazos, soñadora realista del regalo del tiempo.

Deja un comentario





El regalo del tiempo