Entrevista a Rainer Tuñón “La comunicación es el hilo que mueve experiencias de vida: Los derechos culturales son derechos humanos”

Rainer Tuñón es una referencia en comunicación en Panamá donde ha desempeñado roles Institucionales como en la Presidencia de la República en el metro de Panamá, primer metro de Centroamérica. Actualmente, Dircom en el Ministerio de Cultura de Panamá.

Profesión: Periodista, Comunicador
Un lugar en el mundo: 
Una sala de cine, en cualquier lugar en el mundo.  
Un libro:
 Metamorfosis, Franz Kafka
Una película: 
Volver al Futuro, Parte 1 (me tomó por sorpresa a mis 11 años)
Una canción: 
Todo tiene su hora, Juan Luis Guerra
En redes sociales:
Twitter:
@RainerTunon
Facebook: 
Rainer Tuñon
Linkedin: 
Rainer Tuñón
Blog: rainertunon.blogspot.com/

¿Cuál ha sido tu trayectoria?
De encanto. Asistente de alquileres de películas en vídeo clubes durante parte de mi adolescencia (veía un poco más de 400 películas por año), estudiante de comunicación social, periodista de homicidios y judiciales con intereses editoriales en cine y cultura, editor jefe “al cierre” en tres periódicos de circulación nacional. Ejecutivo de cuentas en agencias multinacionales de Relaciones Públicas, Director de Unidad de Negocios en esas agencias, Coordinación técnica del “Situation Room” en la Presidencia de la República de Panamá, mente creativa en los Festivales de Jazz y Festival de Cine, estratega comunicacional en la construcción del Metro de Panamá, Director Jefe de operaciones de una firma consultora de comunicación corporativa, gestión de reputación y de crisis, y en la actualidad, Director de Comunicación del primer Ministerio de Cultura en Panamá.

¿Cómo es un día de Rainer? 
Lleno de retos personales y profesionales, pero siempre con buenas vibras. Dedico buena parte de la mañana en mantenerme informado, luego se da una sucesión de actividades planificadas, iniciativas de último minuto, y hasta temas de “control damage” con rutinas de baile y ejercicios incluidos (para apagar fuegos), junto con el equipo de directivos del ministerio y con mis colegas en la oficina, creemos que ayudamos a mantener activo el escenario cultural del país, independientemente del confinamiento casero por la pandemia. Siempre hay mucho por hacer y mantener esta rutina requiere esfuerzo, cierta disciplina, ganas de divertirse y sobre todo mucho manejo emocional.

¿Qué es para ti la comunicación?
Es el hilo que mueve nuestras experiencias de vida. Nada ocurre sin ella y somos en sí comunicación. Todo lo que hacemos comunica.

¿Qué aporta la comunicación a un proyecto?
La comunicación construye y crea la dinámica de cualquier experiencia. A cualquier proyecto le da la armonía y ritmo para que avance o se ralentice, desaparezca o resurja. Lo que parece que no comunica, lo hace porque la comunicación está en todo.

¿En qué proyecto de los que has trabajado consideras que ha sido esencial la comunicación? ¿y por qué?
En este momento, en el ejercicio de ordenar las políticas públicas de un país para que se entienda que los derechos culturales son derechos humanos, y con ello el goce y disfrute de las expresiones culturales con integración, diversidad, inclusión, respeto y empatía social, la comunicación es más que esencial. Panamá necesita restablecer caminos culturales que busquen siempre una mejor comunidad.

 ¿Cómo fue la experiencia de llevar la comunicación del metro de Panamá cuando no existía en el país?
Un cambio completo de paradigma. El servicio del transporte público de pasajeros era una deuda país por el desorden histórico que llevaba. Desde las populares “shivas” (aquellos microbuses de antaño cuyo nombre derivaba de la deidad indostana por el conductor de las unidades de transporte de pasajeros) hasta la alineación del Diablo Rojo (línea de buses urbanos -muy coloridas en Panamá por sus diseños y accesorios-, nombrada popularmente por la recordación de una indumentaria típica y leyenda en sí misma, pero muy desordenado y controlado por sus dirigencias), este servicio era un dolor de cabeza en la ciudad. Se reordena el transporte con el Metro Bus y se destina una millonaria inversión para construir el primer metro de Panamá Y Centroamérica.

Por su puesto, los cambios generan reacciones, y comunicacionalmente pudimos mitigar adversidades y el proyecto funcionó a tal punto que, en la actualidad, después del Canal de Panamá y el Aeropuerto, se mantiene como una de las instituciones de mayor admiración por los niveles de eficiencia y buen servicio al usuario.


¿Qué diferencias tiene la comunicación cultural con respecto a otro tipo de sector?
Luego de 25 años dedicados al periodismo, así como al análisis y producción de escenarios de comunicación, tenía mis inquietudes por la cultura, como un gran reto profesional. En mis años de redacción periodística, encontraba en el periodismo cultural un escape a la noticia del día a día. Es más, curiosamente, he tenido la oportunidad de ganarme dos premios de Prensa en Panamá, en dos épocas muy distintas. El primero, por el Colegio Nacional de Periodistas en la categoría de periodismo especializado, por una entrevista realizada a un extraordinario bailarín de ballet panameño que ha atravesado innumerables desafíos de vida, en 1999, y luego, en 2017, otro premio nacional de prensa por el Fórum de Periodistas, en formato “podcast”, el primero en la historia que se otorga aun medio nativo digital (www.labuenaradiopanama.com), junto con la emisora FM La Exitosa, sobre las reflexiones socioculturales luego de la tragedia de la invasión a Panamá de 1989. Ambos materiales informativos son piezas culturales que revelan casualmente que las expresiones culturales son parte de todo lo que hacemos.  Por tratarse de creación humana, hay más vínculos e interconexiones que diferencias con otros sectores. Ejemplo: El metro de Panamá es una obra de ingeniería que atiende una necesidad de la población; sin embargo,

la “metrocultura” (proyecto socio cultural del Metro de Panamá) define las formas de comunicación de esa población respecto a cómo usar el sistema para que todos juntos lo hagamos más eficiente.  

¿Cómo se vende cultura?
A través de una muy estudiada planificación y ejecución de herramientas del marketing cultural de tu país.  Las experiencias de otros son una gran fuente que enriquece los datos de uno como comunicólogo para desarrollar un modelo cultural que integre a todos los sectores culturales y creativos. Existen productos y servicios culturales que encuentran su mercado y sus aliados estratégicos. El turismo, por tomar una experiencia, se enriquece del contenido que la cultura y sus expresiones aporta. Las pequeñas y medianas empresas, así como el emprendimiento individual, ayuda a hacer más visible la importancia de respirar y vivir de nuestras experiencias culturales.

¿A qué dificultades se enfrenta la comunicación cultural?
Si la comunicación cultural es en sí el principal vehículo promotor de la circulación y el consumo de los bienes culturales de una sociedad en el entendido de “cultura como un derecho humano al que todos tenemos acceso”,

debemos trabajar en desmitificar ciertas imprecisiones de criterio que aún persisten al hablar de la comunicación y la cultura. Esto tiene que ver en alguna medida con las distintas agendas temáticas que los grupos de interés pueden imponer cuando hablamos de cultura por su resonancia social, la influencia sobre ideas y gustos de nuestras audiencias sobre qué consumir en términos artísticos y culturales,

qué son bellas artes y qué no lo son, conceptualizaciones de alta o baja cultura (¿Bad Bunny sinfónico? ¿Por qué no? ¿La cultura la definen por su estatura?, así como esa intensa discusión, para muchos innecesaria y estéril sobre cultura de élites y cultura popular. Reitero, los derechos culturales, son derechos humanos.

¿Cuáles son las tendencias en comunicación cultural?
Siempre la creatividad será la tendencia. Para los contenidos, definitivamente la innovación y sus formatos. Ahora, en tiempos de pandemia, vemos cómo los festivales de cine se convierten en intensos y enriquecedores encuentros para la reflexión sobre cómo nos vemos en sociedad a través del cine, o que el teatro rompa paredes y busque nuevas narrativas en lo virtual. De igual manera,

la tecnología nos acerca a las cuerdas íntimas de nuestros artistas y de paso al conocimiento pleno de los músicos emergentes por la democratización en el acceso a la información y a las expresiones culturales a través de Internet.

 ¿Está muerta la nota de prensa?
En estos días, en que varios colegas estamos retomado los diálogos para promover el periodismo responsable, curiosamente la nota de prensa ha sido uno de los temas que más nos ha puesto a reflexionar. Si la vemos como la narración oral o escrita – con técnicas periodísticas – sobre un hecho (en nuestro caso, cultura) de interés público, difundido a través de los diversos medios de comunicación, “on line” (digitales) y “off line” (tradicionales),

definitivamente no muere ni desaparecerá, pero debe reinventar sus colores, matices y texturas si busca posicionarse como un contenido de interés para la comunidad.

Los retos que enfrenta el periodismo tienen que ver necesariamente con la armonía entre sus plataformas informativas, la mezcla entre información veraz y storytelling/storydoing con una curaduría siempre orientada a educar, informar y entretener, aunque parezcan axiomas de la vieja escuela, su vigencia se enriquece gracias a las nuevas maneras de comunicarnos.

Tras el Covid ¿Cómo será la comunicación en la nueva normalidad?
Recordemos antes, durante y después del Covid existe el “abismo de la inmediatez por la primicia en redes sociales”, y muchos perciben la noticia cultural como un carrito de promoción, publicidad y venta antes que periodismo porque aparentemente “cualquiera” es periodista o “influencer profesional” en cultura, sin embargo, la comunicación un ejercicio dinámico de disciplina, responsabilidad, vocación y espíritu de servir al perceptor para que tenga elementos de juicio y mejorar sus costumbres ante sus realidades cotidianas, sobre todo ahora, reglas inéditas de conductas. Eso sí, siempre habrá expresiones culturales que nos recuerdan que estamos vivos, sentimos, exploramos y nos encontramos a través de ellas.

¿Cuál es tu cara B?
Pícara e Irremediablemente musical. La música me permite tener instantes de mucha creatividad que la vuelco en mi vocabulario del día a día. Siempre pienso en “playlist” y versos que forman parte de estrofas o coros de cancones. ¡Ecuajei!, como diría el Rey de la salsa, Ismael Rivera, porque “hombre bueno no le teme a la oscuridad”, según “Tite” Curet Alonso, una de las grandes inspiraciones de la composición musical en la vida del maestro Rubén Blades.

4 Comments

  1. Alma Cantillo el 1 junio, 2020 a las 10:43 pm

    Excelente enfoque de nuestra realidad cultural en Panamá, que siempre ha marcado huella de identidad. En Panamá hemos convivido desde los valores de la Grecia Antigua hasta la dinámica de la cultura negra e Indígena, dando así sabores propios al hacer cultural.

  2. Roos De Ycaza A. el 1 junio, 2020 a las 11:47 pm

    Sin comentarios…
    PD …. ES UN SER HUMILDE.. BRILLANTE .. ME RECUERDA ALGUN PERSONAJE CON HUMOR DE HOLLYWOOD CHORRERANO .. ademas un especial ADN por los buenos amigos ..tallado al buen gusto de bebidas espirituosas y ganas de cocinar..Amen

  3. Henry Gorgona el 2 junio, 2020 a las 4:43 pm

    Muy bien plasmada la realidad cultural y de
    comunicacion actual.La impronta de Rainer Tuñon le distingue, y siendo un hombre joven, es sin duda un gran referente actual.

  4. Isabel Dalence el 3 junio, 2020 a las 2:19 am

    Un excelente profesional con el que se extraña trabajar. Pero había que prestarlo un rato para el bien común jajajaja.
    Excelente entrevista.

Deja un comentario





Entrevista a Rainer Tuñón “La comunicación es el hilo que mueve experiencias de vida: Los derechos culturales son derechos humanos”