Dos círculos perfectos

Eran dos círculos de luz perfectos en medio de la línea del horizonte que caminaban hacia la misma dirección. De día y de noche danzaban en el cielo con trayectorias similares y concurrentes.

Sin saberlo, sin pensarlo, de la manera más inesperada, un día se acercaron, se encontraron y se convirtieron en un solo círculo con dos áureas que brillaban con más fuerza.

Deja un comentario





Dos círculos perfectos